DINERO FIAT

La palabra Fiat tiene raíz en el latín y su versión traducida sería “hágase”. El dinero Fiat refiere al dinero con el que comúnmente nos manejamos los ciudadanos para realizar intercambios en una economía. Esta moneda se crea por decreto de un gobierno, que garantiza el curso legal de la misma y no tiene más respaldo que la confianza en que esta va a ser aceptada por los demás agentes económicos.

Por oposición tenemos el Dinero Fiduciario, que es aquel que cuenta con un respaldo. Esto quiere decir que el billete equivale a un valor en metal que se encuentra en el tesoro del gobierno que lo imprime. La persona puede presentarse en el tesoro y a cambio del mismo le entregan su equivalente en metal.

El billete de 1 dólar impreso en 1935 era canjeable a demanda en el tesoro norteamericano por el equivalente en metal de plata. En este billete desaparece el parlamento señalado en el anterior.

Por contrario, si observamos este billete de 1 dólar del año 2006 nada dice que es canjeable, solo dice que es de curso legal. El gobierno de EEUU le da legalidad al uso de este billete y lo acepta para realizar intercambios en la economía pero no tiene ningún respaldo material, simplemente tiene la legalidad que le da el estado. Por tanto, la gente lo acepta por la confianza que tiene en el país.



A partir de 1971 bajo el gobierno de Richard Nixon, EEUU agobiado por la Guerra de Vietnam, por la repatriación de varios países de su oro que tenían depositado en el país y otras situaciones de apremio, resolvió salir de los acuerdos de Bretton Woods que garantizaban el respaldo en metal del dinero emitido, en este caso el Dólar. A partir de entonces se extiende el FIAT a nivel mundial donde se involucran todas las monedas que conocemos en circulación (Dólar, Euro, Libra, Yen, Yuan, etc.).

Hoy en día se escuchan algunas voces importantes que piden la vuelta al patrón Oro, es decir que el billete emitido tenga amparo en metal, a efectos de poder tener una referencia entre las paridades de las principales monedas.

De esta forma, se buscaría controlar el hecho de que los países pueden emitir sin control su moneda. para con esto enfrentar crisis económicas como lo hizo EEUU a partir del año 2008 inyectando durante el Gobierno de Barack Obama más de 800.000 millones de dólares en la economía norteamericana. En el Gobierno de Donald Trump llevábamos una cifra parecida, y ante la problemática del COVID 19 se resolvieron inyectar 2.3 Billones de dólares (casi 3 veces más que durante el gobierno de Obama solamente esta vez).

Esto hace que la cantidad de dinero en la economía aumente en forma sustancial, estamos “empapelados” de dólares en todo el mundo haciendo que finalmente, según mi opinión, esa moneda empiece a no ser considerada confiable por los Agentes y llevará a que se empiecen a pedir más dólares para aceptar las transacciones lo que provocará una depreciación de esa moneda que a su vez provocará lo mismo al resto del Dinero FIAT en el mundo.

La emisión de dólares por parte de la Reserva Federal de EEUU, observen que a comienzo del siglo 21 estaba en el entorno de los 3.000 billones, tan solo 20 años después apenas superando los 15.000 billones.

La polémica hoy se centra en qué alternativas comienzan a ver los Agentes ante la no confianza que les genera esta situación, ya que se empieza a evidenciar la carencia de respaldo. En los últimos años se compras importantes de oro físico por parte de países como China y Rusia totalizando entre los 2 países el 50% del total de Oro que tiene EE.UU..

Pero lo más importante que quiero transmitir es la diferencia entre un Dinero con respaldo (como el dólar de 1935) y uno FIAT (como el dólar de 2006), este último es un simple papel que no tiene ningún valor intrínseco, sino que vale porque los Agentes confían en quien lo emite, pero la confianza no es algo permanente y eso puede variar drásticamente. Basta con mirar a cualquier país de la región, que cuando ocurre una situación interna de crisis, la gente se desprende de la moneda local y corre a comprar dólares.

Pero esto puede empezar a cambiar cuando el común de la gente comience a darse cuenta de que el Dólar tampoco es una moneda confiable en la medida que EEUU siga inyectando dinero sin ningún respaldo en la Economía.

Veremos lo que sucede aunque todo apuntaría, según mi criterio, a una pérdida de liderazgo de las monedas sin respaldo, dando paso a una nueva forma de intercambio utilizando otros mecanismos más confiables, tal vez la vuelta al patrón oro, tal vez alguna criptomoneda o tal vez un nuevo acuerdo mundial que contemple algún tipo de criterio de intercambio. Veremos entonces cómo transcurre este proceso en los próximos tiempos en la economía mundial.


Eduardo Fernández Marengo

Abril 2020


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon

© 2016 Auditores Asociados - Montevideo, Uruguay. Tel. +598 2915 0437 / consultas@auditores.com.uy